CONSPIRACIÓN II

Editorial Amarantetres-ancianos-sin-ruta-600payasos-de-bronce-600

https://editorialamarante.es/libros/novela-negra/el-caso-ontoria

CONSPIRACIÓN II
LABERINTO

El mundo en el que vivimos, como decía en el anterior post, se ha vuelto extraordinariamente confuso. Es casi imposible orientarse, saber qué está ocurriendo, cuál es el significado real de lo que vemos, si es que de verdad existe un significado lógico. Cuando cayó el Muro de Berlín, alguien dijo que la historia había acabado. La eterna confrontación entre formas de entender la vida y la organización social, había llegado a su fin. En adelante habría que adaptarse al único sistema de coordenadas que había sobrevivido, una vez derrotado el paradigma soviético que había construido una forma de economía, a través de la cual había también organizado un tipo peculiar de sociedad hasta que finalmente ambas fracasaron.

Fue un error. El sistema soviético, la utopía comunista, la última herejía cristiana, como alguien llamó a la ideología de Marx, Lenin, Stalin, Trostky, nunca fue derrotado. El nazismo, uno de los caminos que tomó el mundo sin Dios que habían creado los empiristas no sobrevivió, porque fue literalmente pulverizado, reducido a cenizas durante la segunda guerra mundial. El comunismo, lo mismo que el liberalismo norteamericano, se impusieron al final de la contienda. Tanto Estados Unidos como la Unión Soviética posteriormente libraron batallas, perdieron algunas y ganaron otras, pero es evidente que el comunismo no perdió la guerra. Afganistán fue un paso atrás, un error de los rusos que luego repitieron los norteamericanos, pero la potencia militar de unos y otros siguió y sigue en su mayor parte operativa. No debemos olvidar que el nazismo sólo pudo ser vencido cuando los ejércitos que lo sostenían fueron destruidos.

¿Por qué, los Estados Unidos se han convertido en el gran enemigo de los países árabes? ¿Por qué esa enemistad nos ha arrastrado al resto de los países occidentales a enfrentarnos con nuestros vecinos del norte de África? ¿Cómo es posible que nos odien hasta extremos inconcebibles, cuando no hace demasiado tiempo, la intervención de la OTAN, comandada por los Estados Unidos frenó al ejército serbio y salvó del exterminio a los musulmanes albano kosovares?

¿Por qué todo un continente se desplaza, salta mares y fronteras y nos invade sin remisión?

¿Cómo es posible que Afganistán, un país que derrotó al ejército soviético gracias a la ayuda norteamericana, se convirtiera unos años después a raíz de los atentados del 11 S en el gran enemigo que tuvo que ser conquistado por el ejército USA? ¿Qué se oculta tras este endiablado devenir de acontecimientos a los que no podemos responder, porque, simplemente nos resultan inexplicables?

Larry Collins publicó <<Laberinto>> en el año 1989. Por aquél entonces la novela que triunfaba era la que se bautizó como <<tecnonovela>>. <<Tecnonovela>>, era sinónimo de <<best seller>>, y lo mismo que ocurre ahora con las más vendidas, se consideraba por parte de la inteligencia acreditada en el mundo de la alta literatura como un género menor, apropiado para débiles mentales incapaces de leer algo más complicado que un <<comic>>, sólo que en este caso sin dibujos.

La acción de <<Laberinto>>, transcurre durante el liderazgo de Gorbachov en la Unión Soviética. Corrían nuevos tiempos para el comunismo, dos conceptos, dos ideas fuerza animaban la transformación de un régimen de hierro en un socialismo más humano y más capaz de competir con las economías occidentales y los principios que las animaban. <<Glásnost>> y <<Perestroika>>. <<Glásnost>>, significaba franqueza, libertad de información, de crítica para que los diarios informaran sin censuras acerca de lo que funcionaba mal y pudiera así corregirse. La <<Perestroika>> procuraba reestructurar, corregir los defectos del sistema económico.

En Turkmenistán uno de los estados asiáticos musulmanes en la órbita de la Unión Soviética, el ingeniero Vladimir Sorubnov, es uno de los muchos rusos desplazados a esa república. Uno de tantos originarios del Oeste ruso, más cualificados y más leales al régimen. Mientras conduce una noche por una carretera solitaria, un grupo de turkomanos le detiene y le ejecuta de manera salvaje. Una advertencia para otros rusos residentes.

El grupo de asesinos pertenece a una de las sociedades secretas más antiguas y disciplinadas del mundo, los “qadiri tariga”, una de las tres grandes hermandades de los sufíes islámicos. Después del crimen se reúnen en una cueva para evaluar su acción. Llegan a la conclusión de que los rusos devolverán el golpe. Es lo que quieren. <<Atacarán brutalmente a la población, y por cada víctima, tendremos cien nuevos combatientes>>.

Iván Serggeivich Feodorov, director general del KGB, piensa de otro modo. Iván Seggeivich, sabe que la amenaza contra la sociedad soviética, es decir, contra el imperio, no está en occidente, sino en los países musulmanes que bordean la parte sur de Rusia, en teoría son repúblicas soviéticas, pero en realidad son territorios y poblaciones sometidos por la fuerza al imperio ruso. Turkmenistán, Kazajastan, Uzbekistan, ollas a presión, distintos estados en los que crece el odio y disminuye el miedo que les ha mantenido cautivos.

Feodorov también sabe que la ciencia soviética está mucho más avanzada de lo que occidente cree, sobre todo en lo que respecta al conocimiento del cerebro y como consecuencia, del comportamiento humano.

Concibe un plan maquiavélico, una respuesta a los atentados islamistas que vienen sufriendo y una venganza contra la intervención americana en Afganistán que supuso la derrota del ejército rojo y animó a las repúblicas sometidas a la rebelión contra el invasor ruso. No menos importante, es conseguir que el mundo radical musulmán, desvíe su fanatismo antiruso hacia el eje occidental comandado por los Estados Unidos.

Se trata de conseguir una reacción visceral, emocional, poco racional, del líder norteamericano. La parte fantástica, (quizá a estas alturas, ya no tanto), de la novela especula con la posibilidad de conseguir una frecuencia de transmisión electrónica especial que pudiera traspasar el cráneo del presidente  e incidir en la parte del cerebro que controla las emociones, la amígdala. La onda es de muy baja frecuencia, indetectable y al mismo tiempo concreta y adaptada a la propia constitución cerebral del presidente. Por medio de agentes desplazados en los Estados Unidos, el KGB consigue hacerse con un mapa cerebral y los datos informáticos que lo acompañan obtenidos gracias a una exploración médica mediante un sistema TAC de alta tecnología, que permiten diseñar la onda especial que debe impactar, sin que nadie sea consciente de ello en la amígdala del mandatario.

El segundo paso del plan es diseñar un gravísimo atentado  contra intereses de Estados Unidos que debe atribuirse sin ninguna duda a un comando islamista y lanzar esa onda especial sobre el cerebro del presidente en los momentos claves en que debe decidir la respuesta a la agresión.

El golpe terrorista, dirigido por el KGB, y llevado a cabo por un grupo islámico que cree actuar en su propio nombre y que desconoce la inteligencia que lo ha organizado, destruye una escuela del ejército norteamericano en Alemania y mata a cien ciudadanos, la mayoría adolescentes, hijos del personal militar.

En las reuniones de gobierno que tratan de establecer sin error posible quiénes han sido los autores y la respuesta que corresponde, el presidente es asaltado una y otra vez por la misteriosa onda que altera de forma drástica su respuesta emocional. Invadido por la ira quiere ordenar un ataque con misiles nucleares sobre la zona geográfica, <<el valle de la Bekaa>>, de la que han concluido sin ninguna duda que proceden los terroristas y en la que se ha urdido el atentado. Sus asesores intentan impedirlo puesto que eso daría lugar a una reacción incontrolable de odio antiamericano en todo el mundo islámico.

Por supuesto, como corresponde a la naturaleza intrínseca del relato literario, finalmente los servicios secretos USA, consiguen desenredar la trama, salvan al presidente, de paso salvan al mundo y condenan al pérfido Feodorov que pierde su arriesgada partida.

Pero si dejamos el mundo de la ficción literaria y nos situamos en el año 2001, al comienzo de la presidencia de George Busch, nos encontramos con un atentado absolutamente revolucionario en el vasto campo de las técnicas de ataque terrorista.
Hasta entonces, los aviones civiles podían ser objeto de secuestro e incluso podían ser atacados con misiles, pero a nadie se le había ocurrido utilizarlos como armas en sí mismos. La destrucción de las torres gemelas, muestra a los Estados Unidos su propia vulnerabilidad. El terrorismo es capaz de infiltrarse en el corazón de la más importante de las naciones occidentales y los servicios de inteligencia se muestran impotentes para prevenir el ataque y evitarlo en última instancia. En esas condiciones se produce la reacción de la administración norteamericana, que ahora, por el tiempo transcurrido y las consecuencias que se han producido, sabemos que ha sido totalmente desproporcionada y absolutamente ineficaz.

No se trata aquí de suponer que la inteligencia rusa es la que organizó el atentado. Cuando se escribió la novela, la guerra fría estaba dando los últimos coletazos y la Rusia de aquel momento no parecía especialmente agresiva. Además podríamos elaborar sin demasiado esfuerzo una lista de países beneficiados por la intervención militar que tuvo lugar y que tenían  capacidad para hacerlo, incluso se habló de grupos de presión dentro de los propios Estados Unidos, y también, por qué no, podría haber ocurrido simplemente lo que nos dijeron.

No sé qué pensarán los lectores de este <<blog>>, pero hay similitudes inquietantes entre la historia que <<Laberinto>> nos cuenta y los acontecimientos y reacciones de unos y de otros que a raíz del atentado de las torres gemelas se producen y que cambian la historia del mundo. Un recoveco más, un nuevo cambio de dirección en la confusión en que se mueve la historia del siglo XXI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s