EVOLUCIÓN Y DISEÑO INTELIGENTE

 

 

MUJER DEL CUADRO PORTADA 001 OTAEGUI
LLUVIA MORTAL podrá descargarse gratuitamente desde Amazon Kindle entre los días 12 y 16 de MARZO

Editorial Amarante

 

 

 

 

TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN VS DISEÑO INTELIGENTE

En su momento surgió un acalorado debate acerca de esta cuestión. En algunos Estados norteamericanos, grupos de padres y organizaciones religiosas exigieron que junto a la teoría de la evolución, en las escuelas estatales, se explicara también la llamada teoría del diseño inteligente.
En España la cuestión se liquidó en muy poco tiempo. Algunos noticiarios se hicieron eco de estas demandas al tiempo que relacionaban las mismas con presiones provenientes de grupos organizados ultra religiosos y ultra conservadores. Bueno, ahí quedó todo. Ahora mismo, en Wilkipedia, se califica la teoría como pseudocientífica.
<<Educadores, filósofos y la comunidad científica han demostrado que el diseño inteligente es un punto de vista de origen religioso y una forma de creacionismo, por lo que no ofrece hipótesis comprobables o defendibles, ni cuenta con respaldo empírico.>>


Esta es más o menos la idea que se sostiene en esa enciclopedia. Al mismo tiempo afirma que sus defensores forman o se relacionan con esos, anteriormente citados grupos de presión que si bien eluden defender abiertamente el creacionismo y tampoco hablan de un <<diseñador>> superior, lo cierto es que según muchos de sus defensores el <<diseñador>> en cuestión, se identificaría con el Dios cristiano.
Pero ¿Cuál es el fundamento de esa teoría opuesta al evolucionismo? Al menos por lo que yo he podido entender, se explicaría mejor con un ejemplo.
Supongamos que la humanidad tal como la conocemos, sufre un colapso absoluto, y toda nuestra memoria de especie desaparece. Quedan poblaciones limitadas de seres humanos que pierden el contacto entre ellas por lo que el hombre regresa a un estado primitivo. Al cabo de un millón de años esos restos de humanidad sin memoria se han multiplicado y han construido una nueva cultura tecnológica y científica diferente de la nuestra y que recuerda sólo lo ocurrido tras el colapso hipotético. En unas excavaciones arqueológicas descubren en un sorprendente estado de conservación una aspiradora de las que ahora nosotros usamos y que ellos no han visto nunca.
El evolucionista del momento, sorprendido ante el hallazgo debería llegar, por su educación y creencia en la evolución, a la conclusión de que semejante artefacto sólo podría haber sido producido por la interacción de elementos naturales, vientos, roces con las partículas de arena, golpes casuales de piedras que caen de cualquier manera, inundaciones y desertificaciones subsiguientes a lo largo de millones de años. En definitiva, por la casualidad.
El partidario del diseño, sin embargo, atribuiría el objeto a la acción de una inteligencia, desconocida para él, externa al objeto.
Básicamente, esa es la discusión. Según los partidarios de la intervención necesaria de esa <<inteligencia exterior>>, en los procesos que conocemos como vida sobre el planeta Tierra, en las células más simples, y con más razón en los seres pluricelulares más complejos existe un elaboradísimo sistema de información codificada que sólo mediante un ejercicio de voluntarismo puede atribuirse a la casualidad.
Desde el punto de vista evolucionista, ese sistema que permite el desarrollo de la vida, se ha producido por simple cambio progresivo, por aleatorias interacciones a lo largo de miles de millones de años de existencia del universo. Pero algunos matemáticos calculan las posibles combinaciones y el tiempo necesario para que se produzcan por azar, y, por mucho que se hable de miles de millones de años, a pesar de eso, parece que las cuentas no salen.
Entonces los evolucionistas contratacan y elevan la necesidad de existencia de universos paralelos para que al menos en uno de ellos se haya producido semejante combinación aleatoria. Estos serían los multiversos, es decir, infinitos.
Son pues, dos teorías científicas y como tales deben tratarse. Los evolucionistas sostienen que sus rivales son peligrosos fanáticos que reivindican, contra toda evidencia, la existencia del Dios creador.
Pero con los mismos argumentos podría sostenerse el fanatismo de quienes sin más pruebas que el deseo de que las cosas hayan ocurrido de la manera que ellos creen, la niegan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s