CONFUSIÓN TOTAL: ¿HA COMENZADO LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO?

Editorial Amarante

CONFUSIÓN:

Intentar entender el follón de Oriente Medio se ha convertido en empresa imposible.

Sesudos comentaristas, doctores en las más variadas ciencias, expertos en el Islam, eruditos y observadores en derechos humanos, todos opinan casi a la vez en diarios, televisiones, radios. El oyente, el lector, el televidente acaba por olvidarse de un problema sobre el que se pontifica incesantemente sin aportar ninguna explicación mínimamente creíble.

Pero algo grave está pasando, algo extraño, tan incomprensible como para que internet se llene de rumores, de explicaciones alternativas y sobre todo, se llene de estupor.

El asunto comienza con el atentado a las torres gemelas. La reacción de USA es invadir Afganistán y posteriormente crear una coalición militar y sin que se probara en ningún momento la implicación de Irak en el ataque a las gemelas, arremeter contra Sadam Husein, argumentando que estaba en posesión de armamento de destrucción masiva. Con la llegada de Zapatero al poder en España después de un, también extrañísimo atentado, se deshizo la coalición y el mundo comenzó a circular al borde del abismo.

Después de Busch, llega  Obama, Barack, extraño nombre también para un presidente USA.  Y con el tiempo surgen las llamadas revoluciones de colores, aplaudidas, vitoreadas, impulsadas por nuestros medios de comunicación (¿al servicio de quién están?).

Primero Túnez, posteriormente se extienden hasta acabar con Gadafi mediante intervención de fuerzas militares francesas apoyando a los rebeldes. Luego le llega el turno a Egipto. Derriban a Mubarak (obsérvese Barack, Mubarak. Suenan a lo mismo. ¿Es el presidente USA un infiltrado musulmán?). Los ciudadanos occidentales observan atónitos como sus gobiernos apoyan las revoluciones de radicales musulmanes que se entretienen en: a) violar a una reportera occidental, b) degollar a acreditados, progresistas y prorrevolucionarios periodistas occidentales, c) crucificar cristianos. Todo ello bien publicitado a través de internet.

Visto el desastre, el ejército egipcio acaba por hacerse con el poder y devolver un poco de tranquilidad a su propio país y al mundo occidental.

Luego la revolución de colores ucraniana. Todos en Europa a favor del nuevo gobierno, pero conviene detenerse un poco. Antes de las manifestaciones había en Ucrania un gobierno pro ruso democráticamente elegido, (si era pro ruso, no podía ser democrático, argumentan los comentaristas de nuestros periódicos), ¿por qué no, qué es lo democrático? , o dicho de otro modo, la democracia, es decir, el voto popular es evidente puede condicionarse de muchas maneras y al servicio de intereses ocultos. Eso es lo que ocurre en España por ejemplo. Tenemos un gobierno que acuerda ceder a perpetuidad territorio español para uso de un ejército extranjero, además otorga derecho de ciudadanía a los denominados sefarditas, cuyos ancestros fueron expulsados de España hace quinientos años. En ese orden y por motivos similares también los romanos pueden pedir la ciudadanía española y los cartagineses y los árabes, incluso los griegos.

Todo eso sería magnífico si se hiciera conforme al principio de reciprocidad, es decir, el ejército español debería disponer de territorio similar para su uso en Tejas, por ejemplo y los ciudadanos españoles del derecho de ciudadanía israelí, pero eso no ocurre, luego nuestro gobierno está al servicio de intereses extranjeros, es tan evidente que da risa.

Sigo, por tanto podemos deducir que el gobierno ucraniano es pro ruso, y el gobierno español es antiespañol y ambos tienen, tenían en el caso ucraniano la misma legitimidad.

Habíamos llegado pues a la revolución de colores ucraniana. Rusia lo considera un ataque directo por parte de occidente y reacciona militarmente. Recupera para su imperio Crimea y somete a toda Ucrania a estrecha vigilancia. Europa sanciona a Rusia cuando Rusia no había hecho nada en contra de Europa y cuando evidentemente el gobierno proveniente de las manifestaciones en Ucrania era un gobierno golpista, tan legítimo como el gobierno franquista resultante del alzamiento nacional en el 36 y probablemente tan derechista como el de Franco.

También está la guerra, va para cinco años, de Siria. Visto el destino de Gadafi, Bashar al-Asad no se rinde y francamente, uno, en  su ignorancia, desea que no lo haga.

Y entrando en la guerra de Siria, nos encontramos con fenómenos que no pueden sino calificarse de paranormales.

Las fuerzas que parecen atacar al régimen sirio se denominan de varias maneras, dependiendo de los periódicos o de las circunstancias o del día en que se dan las noticias, estas denominaciones van desde  ISIS, EI, ALQAEDA, GRUPOS IRAQUÍES, SUNÍES, CHÍIES, nada excesivamente concreto, pero que por lo que se ve en internet y se noticia en los medios tienen por costumbre unos y otros:
a) crucificar cristianos, b) degollar periodistas, c) repartir mujeres para solaz y descanso de los combatientes, d) incinerar en vida soldados enemigos capturados, e) enviar jóvenes y llorosos suicidas a bordo de carros de combate entre el jolgorio y los golpes en la espalda de quienes no conducen el artefacto explosivo, f) arrasar iglesias cristianas a ser posible con los feligreses dentro, g) destruir monumentos antiguos, incluyendo profesores y profesoras occidentales y orientales si se encontraran cerca y que se hayan atrevido  a recuperar memoria arqueológica.

Pues bien,  según se cuenta (en páginas conspiranoicas hasta ahora),

Aquí uno de esos sitios conspiranoicos

La misma página con otra noticia

Curioso tratamiento de la noticia en un medio más o menos oficial

Un medio de información al servicio de la confusión

(Obsérvese en el enlace anterior, la distinción que se hace entre oposición a Al Assad y grupo terrorista al que una vez se le llama ISIS y otra EI. Sinceramente no hay quién se aclare)

pero ya se va abriendo paso la terrible sospecha en periódicos (iba a decir serios, pero creo que el título les viene grande. En realidad son o parecen sospechosamente inocentes, o poco informados, o cada vez menos creíbles, o todas estas cosas a la vez), como digo se va abriendo paso la terrible sospecha de que el ISIS o el EI o lo que sean estos curiosos combatientes, son creación de la CIA, o incluso que el estado de Israel está detrás de estos grupos bien entrenados, bien armados y fuertemente sostenidos por alguna inteligencia oculta. También se dice, que quien está detrás de toda esta peculiar insurgencia es Arabia Saudita y sus petrodólares. Incluso, se sugiere que Usa, Israel y Arabia comparten, están de acuerdo en esta estrategia tan innovadora de luchar a favor de occidente matando a occidentales.

Hechos curiosos. En un momento determinado al señor Barack Obama (nombre, sospechosamente  musulmán), se le ocurre bombardear al ejército sirio, con apoyo nada menos que del senador Mac Kein. Se organiza un tremendo tumulto en los USA (todavía allí queda algo, no mucho, de auténtica democracia) y parece que incluso el ejército norteamericano se niega a ayudar a terroristas y asesinos evidentes de norteamericanos en particular y de occidentales en general.

Se suspende el bombardeo, y la guerra, que es el arte de seguir apoyando a los rebeldes por otros medios que no son los aéreos, continúa.

Cada vez más, se ve que el ejército sirio está perdiendo territorio y entonces aparece, nada menos que Rusia.

Y aquí, uno que ha sido educado en la bondad intrínseca del sistema USA, en la legitimidad del estado de Israel, ese pequeño país asediado por millones de musulmanes que quieren destruirlo, en la maldad del imperio soviético y sus criminales actuaciones a través del KGB, creando y apoyando grupos terroristas en los países europeos, digo que  en este punto concreto, cuando Rusia asoma su patita militar en Siria es cuando uno no puede dejar de apreciar, de sospechar, de reconocer, que en todo este confusísimo panorama internacional, sólo Rusia parece coherente.

Si alguien se acuerda de la célebre película «La caza del Octubre Rojo», un almirante norteamericano pronuncia una frase muy descriptiva, «el ruso medio no va ni siquiera a mear si no tiene un plan bien estudiado».

¿Alguien conoce el plan USA para actuar en Siria?, ¿el plan israelí?, éste desde luego necesitará de la Cábala para poder descifrarse, ¿algún  plan conocido de la OTAN?, ¿de la «grandeur» francesa?, ¿de los siempre pulcros y educadísimos habitantes del Reino Unido de la Gran  Bretaña?

Pues sí, parece que Rusia tiene un plan. Sencillo, coherente, lógico. Ha enviado su ejército a apoyar a Bashar al-Asad. Y, qué curioso, de inmediato el ejército israelí ha amenazado con intervenir en un determinado territorio de Siria argumentando que por allí ha visto a algunos iraníes. «Hay que acabar con Irán», dicen los israelíes porque son una amenaza para la paz mundial.

Y estas noticias nos llevan de vuelta al comienzo de este artículo. Confusión. Pero en la confusión, parece que la niebla se está despejando poco a poco.

Revoluciones de colores que favorecen a grupos terroristas. Golpes de estado que impulsan al islamismo radical. Ejércitos salvajes que son adiestrados por gobiernos occidentales, ¿occidentales?, sí, eso parece. ¿Qué se pretende?, pues parece evidente. Alguien quiere destruir occidente, es decir, Europa, es decir, a nosotros. Dicen, comentan que hay organizaciones secretas que están por encima de los propios gobiernos, por ejemplo, algunos presidentes norteamericanos, bastantes, han pertenecido a una hermandad universitaria que se llama «skull and bones», cuando se les pregunta acerca de qué trataban en esa organización mortuoria contestan con cara de mármol que eran reuniones secretas. Hay otras organizaciones semejantes, «El club Bilderberg», etc.

Conclusión. Desde el convencimiento de que la situación política actual es absolutamente incomprensible, desde la distancia del que se sabe fuera de los círculos de poder y de información (sesgada siempre), desde el simple análisis más o menos lógico de lo que ve o de lo que le permiten ver, sólo queda decir que el único político que parece coherente,  que el único país que parece actuar en defensa de los principios y de las tradiciones occidentales es el señor Putin y es la Rusia que preside.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s