15 M 2016

Aquí EL 15 M 2016 según un periódico digital

Aquí la misma noticia según otro medio.

Había algo genuino en el 15 M y no era otra cosa que el descubrimiento de que las promesas virtuales del régimen del 78, los beneficios supuestos de nuestra incorporación a Europa y a la OTAN, el presunto y publicitado abandono de nuestra condición de eterno país subdesarrollado y la no menos fantasiosa definitiva ubicación de esta nación entre las más ricas y desarrolladas del mundo, «novena potencia económica», decían, insistían, ocultando que semejante cuento después de haber arruinado y vendido lo que de valioso había en este país a los mercaderes del occidente que nunca ha regalado nada, solo se sostenía en un sistema de economía contable falso y sin más sustancia que la cuantía insoportable de créditos privados y emisiones de deuda estatal  en creciente progresión geométrica, el 15 M digo, supuso la caída del caballo de toda una generación que había crecido en la creencia de que lo que esta sociedad occidental en general y española en particular les ofrecía estaba bien a la vista y podía contemplarse en la pequeña pantalla, ese artefacto de engaño sistemático que mostraba abogados y abogadas de cuerpos esculturales, sofisticados policías justicieros, tormentosos encuentros sexuales en hoteles de lujo, todos vestidos y vestidas a cargo de modistos reconocidos, todos perfectamente colocados en bufetes y despachos desde los que impartían soluciones salomónicas a los desheredados de la fortuna que respondían a una serie de estereotipos admitidos y destinados a la redención de la que se iban a encargar las nuevas clases altas destinadas a hacerse cargo del país y del futuro.

Los JASP, jóvenes prodigios extraordinariamente preparados, atestaban las universidades españolas y esperaban el título acreditativo y el consecuente cumplimiento de lo prometido, trabajo a la altura de las expectativas que las series de TV, americanas y también españolas, los telediarios, los programas de tertulias con participantes trajeados, eruditos especialistas en materias diversas, mujeres de bandera tan sabias y capaces como sus sofisticados compañeros, cuerpos tallados en gimnasio cuidados por dietistas y cirujanos plásticos renombrados, todos ellos conformaban el modelo de futuro que se ofrecía para las nuevas hornadas universitarias que después de haberse dejado los cuernos y los ahorros familiares en estudios complicados e interminables, en «masters» variopintos, en estancias en el extranjero para aprender de una puñetera vez esa lengua imprescindible e impronunciable para un español que es el inglés.

De pronto cayeron en la cuenta de que el sistema había colapsado, de que de lo prometido nada, de que el futuro estaba lleno de nubes de tormenta, de que nuestros dirigentes democráticos incluido el optimista biológico que pensaba que cualquiera podía ser ministro, ¿y entonces para qué estudiar, para qué formase, para qué esforzarse si el futuro no depende de nada de lo que tradicionalmente se ha considerado necesario, y por el contrario, el triunfo, el reconocimiento, el ascenso social es mucho más seguro integrándose en una lista de cualquier partido político que asistiendo a las clases de la Complutense?, pero así era él, un ilusionado, un ilusionista, un iluso ¿tal vez?, contador de nubes y vientos hasta qué…, descolgó el teléfono y los jefazos de la cosa mundial le llamaron al orden.

Y entonces todo se desmoronó, y para colmo el sucesor, el pulcro y deseado buen gestor de la economía ha acabado enviando al paro a millones de españoles a los que ahora va recolocando a cuentagotas, a precios, a salarios que estaban vigentes en los años noventa y en condiciones laborales radicalmente peores de las que ofrecía el sistema franquista con sus sindicatos verticales.

¿ Y qué fue del 15 M?, otra estafa, otra apropiación indebida a cargo de comunistas rancios con ideas propias de comienzos del siglo XX, convenientemente espoleados por el gobierno en funciones, un partido corrompido hasta el tuétano que hace, que hará lo necesario para obligarnos a elegir entre lo malo y lo pésimo. Comunistas de nuevo, sistema fracasado una y mil veces, desastre asegurado, a pesar de lo cual no hay escarmiento ninguno. Venezuela como modelo, Anguita como consejero y la sexta y la cuatro como publicistas de los nuevos partidos que son los mismos de siempre, con su radicalismo absoluto, con sus recetas, no ya decimonónicas sino cavernarias. Retorno a la tribu con jefe y danza al atardecer alrededor del fuego, comunidad de personas y sexo en grupo en ecológica choza compartida, crianza a cargo del común que traducido a los tiempos que corremos significa gestación a base de vientres de alquiler y crianza a cargo de amas de cría de las clases bajas, como antes, como no hace demasiado tiempo, mientras las señoras y los señores, sus señorías, ocupan sillones, legislan sus propios emolumentos y sus pensiones a perpetuidad y a los del 15 M que les vayan dando.

Pero la desfachatez ha resultado excesiva y a los genuinos perjudicados, a los que saben la verdad,a los que vuelven a manifestarse pidiendo el cumplimiento de lo prometido no les engañan. La supuesta reportera valiente y el presentador justiciero, son en realidad quienes a cuenta de los desgraciados, por cuenta de quién sabe quién, gastan los trajes y los cuerpos esculpidos, cenan en restaurantes de lujo y ocupan habitaciones en hoteles de cinco estrellas, cobran sueldos estratosféricos y viven en urbanizaciones reservadas a las élites dirigentes, y a pesar de todo, además de todo, tienen la cara dura de aparecer por allí, por la plaza que abarrotan los derrotados, los preteridos, los arruinados de este país con la pretensión de volver a utilizarlos para sus oscurísimas maniobras de manipulación y engaño al servicio de alguien, de algunos, no sabemos, de momento a quién o a quiénes prestan sus reputados servicios, ni con qué intención y probablemente será tarde cuando nos demos cuenta de lo que estos desconocidos señores del mundo que viene han decidido hacer con nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s