TERREMOTOS Y MENTIRAS

 

La vida que vivimos no pasa de ser una presunción absurda. El tiempo, ese río, ese océano inmisericorde en el que nadamos siempre contra corriente, nos desgasta con la eficacia de una piedra de esmeril. A pesar de todo, a pesar de que el espejo nos devuelve cada día nuestra imagen, siempre un poco más deteriorada que el día anterior, insistimos en creer que somos eternos que siempre estaremos aquí, que la muerte es esa desgracia que les pasa a otros.

Proyectamos el futuro, elaboramos planes de vacaciones, compramos billetes con meses de antelación, suponemos que estaremos allí y volveremos aquí con la seguridad de todo saldrá como nosotros queremos. Nuestra voluntad, nuestro deseo, nuestro tiempo nos pertenece, o eso creemos, en eso estamos, para eso vivimos, para el futuro y entonces, a veces…el mundo se derrumba sobre nosotros, de improviso, sin previo aviso, sin que podamos hacer nada.

Los desastres se producen por las causas más peregrinas. Un escrupuloso germano caga en el monte y prende fuego al papel higiénico con la intención de no dejar huella de su mal olor, de su condición humana y entonces, al menos eso nos han dicho, miles de hectáreas de bosque estallan en llamas. Quizá, en su lugar, algún troglodita vernáculo hubiera escrito sobre la pared con el dedo índice impregnado de materia fecal, «Pepe García cagó aquí el día tal de tal de dosmil tal…», mucho más zafio y grosero, pero infinitamente menos dañino.

Los incendios gallegos que se atribuyen reiteradamente a intereses espurios y recalificatorios de terrenos, resulta que al final son provocados por el pirómano correspondiente al que siempre se echa mano en segundo lugar una vez descartados los malvados industriales madereros, sea en realidad tal pirómano o un pobre campesino que compra gasolina en lata para la motosierra. En realidad alguien debe pagar, el sistema tiene que dar con el culpable para que la sociedad, ese aborregado rebaño, siga pastando al amparo de nuestras muy eficientes autoridades, y todos tranquilos hasta el calenturiento verano próximo. Pero en este caso el tal pirómano ha resultado ser pirómana, mujer rara dicen, conflictiva y siempre en líos con el vecindario cercano. El ultrafeminismo calla de momento y el monte ha dejado de arder, hasta la próxima.

En Italia el mundo tiembla, se derrumban pueblos enteros y cientos de cadáveres son rescatados de entre los escombros. En España el tinglado mediático da noticia inmediata e incluye apresurados análisis con intervención de eximios catedráticos de arquitectura. El veredicto es inapelable, la catástrofe se debe a las mafias constructoras italianas que desoyen las prevenciones antisísmicas conque se construye, por ejemplo…, en España. Demostración de esta curiosa y más que atrevida afirmación: según nos sermonean los bustos femeninos, todos iguales, indistinguibles, risueños en las noticias más trágicas, «el terremoto de Lorca en España ocurrido en el año 2011 fue de similar magnitud en la famosa escala Richter y solo se produjeron nueve muertos».

Según Wilkipedia la cifra de 5,1 se alcanzó en Lorca en la escala denominada de Momento, según El Mundo, la magnitud se midió en la escala Richter, parece que hasta el grado 7  son equivalentes. En Italia se ha alcanzado el 6,3 según algunas mediciones en la escala Richter. En todo caso ambas escalas son logarítmicas, es decir que la diferencia entre 5,1 y 6,3 no es tan evidente como parece a simple vista.

La siguiente tabla está tomada de Wilkipedia.

Escala equivalente a la energía liberada

A continuación se muestra una tabla con las magnitudes de la escala y su equivalente en energía liberada.

Magnitud
Richter
Magnitud
de momento
Equivalencia de
la energía TNT
Referencias
–1,5 1 g Rotura de una roca en una mesa de laboratorio
1,0 170 g Pequeña explosión en un sitio de construcción
1,5 910 g Bomba convencional de la Segunda Guerra Mundial
2,0 kg Explosión de un tanque de gas butano
2,2 10 kg Algunos de los sismos diarios en la Falla de San Andrés.
2,5 29 kg Bombardeo a la ciudad de Londres
2,7 64 kg
3,0 181 kg Explosión de una planta de gasSismos que ocurren diariamente al interior de la Región de Tarapacá en Chile, generalmente no son sensibles por su magnitud.
3,5 455 kg Explosión de una mina
4,0 t Bomba atómica de baja potencia.Sismos que ocurren diariamente en la zona fronteriza de ChileArgentina (Región de AntofagastaProvincia de JujuyProvincia de Salta) a gran profundidad y por lo general no son sensibles.
5,0 199 t Terremoto de Albolote en 1956 (Granada España)Terremoto de Lorca de 2011 (Murcia, España)
5,5 500 t Terremoto de El Calvario (Colombia) de 2008Terremoto de Popayán 1983 (Colombia)
Terremoto del Río de la Plata de 1888 (Buenos Aires, ArgentinaUruguay)
6,0 1 270 t Terremoto de Double Spring Flat de 1994 (Nevada, Estados Unidos)
6,1 Terremoto de Salta de 2010
6,2 Terremoto de Costa Rica de 2009Terremoto del Estado Carabobo (Venezuela) de 2009
Terremoto de Managua de 1972 (Nicaragua)
6,3 Terremoto de mar de Alborán de 2016 (Melilla, España)Terremoto Amatrice (Lacio, Italia)
6,4 Terremoto de Armenia de 1999 (Armenia, Colombia)
6,5 31 550 t Terremoto de Northridge de 1994 (California, Estados Unidos)Terremoto de Guerrero de 2011 (México)
Terremoto de la costa de Tarapacá de 2009 (Iquique, Chile)
6,6 50 000 t Terremoto de Los Santos de 2015 (Los Santos SD, Colombia)
6,7 Terremoto de L’Aquila de 2009 (Italia)Terremoto del Perú de 2011 (Ica, Perú)
Terremoto de Veracruz de 2011 (Veracruz, México)
Terremoto de Zapallar de 2012 (Zapallar, Chile)
Terremoto de Tecpan, Guerrero 8- mayo del 2014Terremoto de la India, al noroeste de la ciudad de Imphal, cerca de Himalaya 4 enero de 2016.
6,8 Terremoto de Bolivia de 1998 (Aiquile, Bolivia)
6,9 Terremoto de zona pacífica en Colombia (Departamentos de Nariño, Valle del Cauca y Cauca) 2013
7,0 199 000 t Réplica del Terremoto de Iquique de 2014 (Chile)Terremoto de Iquique de marzo de 2014 (Chile)
Terremoto de Constitución de 2012 (Chile)
Terremoto de Puerto Príncipe de 2010 (Haití)
Terremotos de El Salvador de 2001
Terremoto de Tehuacán de 1999 (México)

 

Como vemos la diferencia es sustancial, de 199 toneladas de TNT a 1.270 toneladas en el caso de Amatrice. ¿Por qué nuestras televisiones, algunas al menos, han llegado tan apresuradamente a semejantes conclusiones?, es un misterio. Hace tiempo que los noticiarios han dejado de ser creíbles para resultar cada vez más sospechosos, pero esta comparación absurda traspasa los límites de lo tolerable.

Primero por la falta de respeto hacia un país que acaba de sufrir un desastre de esa magnitud, con la implícita sugerencia además de que a nosotros no nos puede pasar porque lo tenemos todo mucho más controlado. Como sarcástico ejemplo de ese control podríamos poner el incendio del almacén de neumáticos en Seseña y otros muchos sucesos semejantes que nos ocurren de vez en cuando. Parece que lo que se quiere es convencer a los españoles de que los exhaustivos controles administrativos gubernamentales,  comunitarios, diputacionales, municipales que impiden mover un ladrillo a un particular sin que pague la tasa correspondiente que incluye proyecto de arquitecto, supervisión de aparejador y visado correspondiente, es lo que mantiene a España segura frente a los terremotos a diferencia de otros países más descuidados como Italia.

Todo es mentira, por supuesto, en Italia se han derrumbado edificios que llevaban construidos miles de años, lo mismo que ocurrirá en España si se produce un terremoto de esa magnitud. En el fondo se trata de ocultar la realidad, de sustituirla por ese mundo virtual construido por el tinglado científico publicitario según el cual la felicidad perpetua está a la vuelta de la esquina; si ocurre algún desastre se debe a la maldad de constructores, empresarios, pirómanos, en definitiva elementos incontrolados que el sistema se encargará de encontrar y castigar. Así los buenos, los que se amoldan, los que agachan la cerviz podrán seguir sintiéndose seguros, ignorando como vienen repitiendo científicos más sensatos que en los sistemas complejos el control es imposible, nadie sabe dónde, ni cómo, ni cuándo se producirá la próxima catástrofe.

Pero para que el buen humor no decaiga, el consorcio fantacientífico y sus apologetas publicitarios  que prometen la vida eterna, la felicidad de Heidi en su montaña  a nada que se les transfieran los fondos necesarios ya ha encontrado un nuevo mundo al que podremos mudarnos en el momento en  que la Enterprise abandone el astillero espacial. Se trata de un planeta cercano de características similares al nuestro y al cual podríamos trasladarnos en caso necesario.

Un pequeño problema, en la actualidad y a la espera de que el capitán Kirk tome el mando son 75.000 años de viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s