LOS HOMBRES Y MUJERES QUE NO SE AMAN

https://www.amazon.es/VIAJEROS-TREN-NOCTURNO-Antonio-%C3%81vila-ebook/dp/B01E1P2JMQ/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1473960791&sr=1-1&keywords=viajeros+del+tren+nocturno

Hace ya mucho tiempo en una galaxia muy lejana los hombres y mujeres se amaban. No se conocían demasiado, vivían vidas distintas, las chicas iban a una escuela y los chicos a otra.
Se buscaban fuera de clase, se reunían en plazas y calles de los pueblos.

Los fines de semana solía haber fiesta y se bailaba en las plazas o debajo de los arcos del ayuntamiento si hacía mal tiempo y allí nacían nuevas relaciones, jóvenes adolescentes, eternos novios que tenían que soportar los protocolos establecidos por la costumbre.

Entre estos protocolos no escritos estaba el examen, la aceptación de las familias de unos y otras, y a partir de ahí comenzaba la construcción de una pareja, de una familia para toda la vida, un acuerdo de convivencia casi sagrado que ninguno de los dos pensaba ni por un momento que fuera posible romper. El noviazgo, largo, de años, permitía entender al otro en profundidad, ayudaba a cimentar un proyecto de vida sobre el conocimiento y la aceptación del otro. El hombre amaba a su novia y la mujer a su novio, un amor construido en el tiempo, en la paciencia, en la intimidad más absoluta que solo permite el silencio de los caminos solitarios recorridos acompañando, no dejando nunca sola a la mujer amada, hasta la casa de los padres de ella.

Ahora las cosas han cambiado, el sexo fácil y consentido sin más objetivo que el efímero placer que puede proporcionar un polvo apresurado es el triste fundamento de la débil amalgama sobre la que se construyen parejas de usar y tirar. Sexo, drogas y alcohol. Juergas histéricas en busca del monumental «pedo que me agarré ayer; fue extraordinario; nunca me lo he pasado tan bien; no me acuerdo de nada».

¿Cómo puede alguien pasárselo bien si no se acuerda de nada?

Y como consecuencia de estas nuevas formas de amar, de reunirse, de ayuntarse en busca solo del placer de hacerlo, sin más proyecto que la propia autosatisfacción mediante la colaboración voluntaria y cuando no, de la miserable utilización del otro «porque yo lo valgo, porque yo lo deseo, porque yo lo quiero y tengo derecho», yo, yo, yo…es lo único que importa, como consecuencia de eso, ocurre que los hombres y las mujeres ya no se aman, solo se buscan de vez en cuando para joder y los parámetros sobre los que funcionan las nuevas relaciones son éstos:

AQUÍ 

Una tremenda noticia que ha sacudido Italia.

No se trata de decir que cualquier tiempo pasado fuera mejor, solo era diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s