ELECCIONES USA

https://www.amazon.es/VIAJEROS-TREN-NOCTURNO-Antonio-%C3%81vila-ebook/dp/B01E1P2JMQ/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1473960791&sr=1-1&keywords=viajeros+del+tren+nocturnoMañana elecciones en USA. Según las últimas encuestas el triunfo de Clinton es seguro, lo que significa  que el sistema vigente desde que comenzó el descalabro de las guerras surgidas a raíz del 11 S, seguirá gobernado el mundo occidental.

En perspectiva histórica parece que los Estados Unidos fueron atraídos a una trampa mortal cuando el presidente Busch declaró la guerra al terrorismo internacional y desplegó el monumental ejército en Afganistán y luego en Iraq. La guerra en su concepto clásico fue ganada sin demasiados problemas, pero la posguerra, la ingenua suposición de que se podría imponer a los países vencidos una hoja de ruta que les llevase rápidamente a un cambio de régimen y a un ingreso en el club de los países democráticos se demostró inviable.

Lo que ocurrió a continuación con la defección de Zapatero y la elección posterior del candidato Obama es de todos conocido. Al margen de teorías más o menos acertadas acerca de la denominada conspiración del Nuevo Orden Mundial, lo que parece evidente es que los Estados Unidos se revelan en este momento al resto del mundo no como esa nación monolítica, de principios estrictamente cristianos, puritanos y protestantes con algunas salvedades en las grandes urbes del país, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, etc., en la que todos creíamos, sino que aparece ahora a través de la imagen que de la nación transmiten los medios de comunicación como un conglomerado de razas  entre las cuales afroamericanos, latinoamericanos, musulmanes y otras procedentes del sudeste asiático  conforman un entramado de culturas superpuestas que se ponen como ejemplo de lo que la otrora superpotencia y quienes ahora la dirigen, sean estos quienes sean, desean y patrocinan para el resto del occidente antes cristiano y ahora en proceso de profunda disolución.

Desde este punto de vista, la progresista (ahora toca mujer presidenta) Hillary representa la continuación del proceso de pérdida de identidad occidental e inmersión en un colorista sistema de integración multicultural que debe confirmar definitivamente la conversión de la antaño primera potencia mundial en unas nuevas y ejemplares, para el resto del mundo, culturas y razas unidas (más o menos bien avenidas)  del Norte de América.

Trump, por el contrario, representa la otra opción, la de pisar el freno y dar marcha atrás, la de volver a las raíces blancas, anglosajonas, protestantes que hicieron del país la nación que todos conocemos. Los medios de comunicación, el noventa por ciento de ellos, los personajes relevantes del mundillo del espectáculo, salvo excepciones que se pueden contar con los dedos de una mano, el poderoso sistema de producciones televisivas norteamericano cuya enorme influencia en el público es de todos conocida, apoyan sin fisuras a Clinton. En España ocurre exactamente lo mismo, pocas o ninguna referencia a lo que ambos políticos ofrecen para los próximos cuatro años, lo único que se escucha, se lee, se ve en televisión es el mensaje machacón acerca de un Trump reducido como persona al mero esperpento, con calificativos que van desde payaso a fascista, en todo caso  un advenedizo, un impresentable personaje con poco derecho incluso a vivir.

La suerte, pues, salvo sorpresa está echada. Clinton ganará y se demostrará ahora ya con evidente prueba que el tan alabado sistema democrático en el que cada persona vale exactamente lo mismo es una falacia, lo importante, lo que no se deber perder de vista es que el sistema de elección representativa es un régimen, un modo de gobierno que ha funcionado relativamente bien durante unos años, no demasiados y siempre que ha acompañado la abundancia económica. Ahora que pintan bastos, que todo el occidente antes desarrollado, incluidos los Estados Unidos, caminan en sentido contrario, hacia la ruina como consecuencia de la depredación a que han sido sometidos por las inteligencias económicas que han dirigido el desastre en su propio beneficio; los causantes, los culpables desvían la atención y ponen todos los medios, sus medios de propaganda que no de información, al servicio del ocultamiento promoviendo nuevos conflictos donde antes no existían (hombre contra mujer, heteros contra homos, negros contra blancos) para conseguir lo que se proponen: que nadie reclame, les reclame por lo que han hecho y por lo que piensan hacer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s