RUSIA, HILLARY CLINTON Y DONALD TRUMP

https://www.amazon.es/VIAJEROS-TREN-NOCTURNO-Antonio-%C3%81vila-ebook/dp/B01E1P2JMQ/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1473960791&sr=1-1&keywords=viajeros+del+tren+nocturnoRUSIA, HILLARY CLINTON Y DONALD TRUMP

Hillary perdió las elecciones norteamericanas. La diferencia fue abismal a favor del candidato republicano. Conforme se iban haciendo públicos los resultados el estupor recorrió el mundo a través de los periodistas, opinadores, tertulianos, blogueros oficiales, telediarios de la 1, la 2, la 3, la 4, la 5, la 6…medios de comunicación importantes, todos ellos comprometidos con la causa.

Hillary debía ser la próxima presidenta USA.

Era imposible, no podía ser, el hecho de que en una nación que elige a sus presidentes mediante un complicado sistema de primarias en los dos partidos más importantes, que además permite, en teoría al menos, que cualquiera pueda presentarse como candidato en uno u otro partido (muy parecido a lo que ocurre en España, donde solo se puede elegir muy poco y todo entre aquello que los jerarcas ya han elegido previamente) y que ese cualquiera pueda tener además, sus propias ideas y manifestarlas libremente a través del sistema, todavía bastante abierto, de medios de comunicación de la nación…era inadmisible, intolerable que alguien que no fuera Hillary ganara las elecciones a la presidencia USA.

 

Primero atacaron por el lado del voto popular, desconociendo voluntariamente que el presidente electo lo es por delegación de los Estados y no por elección mayoritaria. El sistema de Estados Unidos nunca se ha cuestionado hasta ahora.

Se intentó a continuación que de los representantes enviados por cada uno de los Estados, algunos de los compromisarios con orden de voto a Trump (el partido republicano oficial renegaba de Trump con mayor intensidad que el partido demócrata) cambiaran el voto para que finalmente Hillary fuera finalmente, como correspondía según el diseño que habían realizado anteriormente los medios de comunicación oficiales, no solo de Estados Unidos, sino de todo el mundo occidental, una mujer.

Antes tocaba negro y ahora mujer, política voluntarista y pedagógica que en su momento abanderó Zapatero cuando dijo, refiriéndose a los ministros y ministras elegidos para formar parte de uno de sus gobiernos: “hemos demostrado que cualquiera puede ser ministro”. Aquí sí que cabría matizar que la señora Clinton no era ni es cualquiera en ningún sentido del término, por el contrario, la formación, la preparación y la experiencia de Hillary, lo mismo que la del presidente saliente Obama están  más que acreditadas y ella hubiera sido una presidenta a la altura de cualquiera de los anteriores.

Pasada esta segunda fase de la monumental rabieta, entramos en la última que se les ha ocurrido con vistas, no tanto a cambiar el resultado de los Estados Unidos que ya parece inamovible, como a intentar influir en la que se nos viene encima en esta vieja Europa durante el próximo año con elecciones importantes en Holanda, Francia y Alemania.

Rusia ha interferido en las elecciones USA, dicen, se quejan los analistas españoles de la política americana de tendencia progresista, simpatizantes del PSOE auténtico y demás y para corroborar esta terrible intromisión en el sistema electoral norteamericano aportan el testimonio nada menos que de la CIA, Léase aquí,  institución ésta de reconocido prestigio de la que los que ahora se manifiestan deudos han abominado a lo largo de décadas. Que Rusia ha intervenido hackeando y haciendo públicos  los correos de Hillary es más que probable, es decir que Putin ha contribuido a que ese sagrado principio “libertad de información”, se haga efectivo y los norteamericanos hayan podido estar al tanto de las tenebrosas prácticas de la candidata demócrata.

El problema no es tanto que Rusia haya podido piratear las cuentas de correo de Hillary, sino lo que estas cuentas privadas contenían y no deberían contener. Porque parece que durante el tiempo que la candidata fue Secretaria de Estado con Obama, declinó una cuenta de correo oficial que se le ofreció por parte de los servicios de seguridad y montó su propio tinglado, un servidor personal de correo electrónico, en el que mezclaba sus asuntos particulares, más bien pocos, con sus andanzas políticas, muchas y muy oscuras, con el resultado de que nadie que no fuera ella o su entorno más próximo pudiera tener noticia ni mucho menos controlar sus actividades en asuntos como el asalto a la embajada norteamericana en Bengasi, por ejemplo,  que costó la vida al representante norteamericano.

Y ese es el caso y no otro. Los servidores de correo electrónico son muy apetecidos por la piratería internacional y los particulares siempre son más vulnerables que los que ofrecían los servicios de seguridad norteamericanos.

Con vistas pues a las próximas elecciones en Europa, se nos previene que Rusia, ese malvado país, podría intervenir en las mismas a favor de candidatos tan poco presentables como Trump, (Le Pen en Francia, Wilders en Holanda, el partido AfD en Alemania) por lo que los electores europeos deben estar atentos y votar lo que ya les irán indicando los analistas internacionales en el momento oporuno.

El problema no es Rusia, sino, como al final del artículo puede leerse:

(PD: El artículo ha sido escrito previamente a los terribles sucesos de ayer. DEP).

Se refiere al último atentado con camión en Alemania.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s